GASTRONOMÍA, GOURMET

Lili, Julio y su Quesería del Valle de Tibi

Hace 20 años una suiza llegó a Tibi con su coche, su yegua y el objetivo de cambiar de aires. Tras tres días de viaje paró en este pueblecito para descansar, cabalgó a lo largo del río y se enamoró del lugar. Cual Heidi del siglo XXI conoció a su pastor, Julio, y juntos comenzaron esta aventura que huele a leche fresca, a queso y requesón, a pasto, a sudor, a lágrimas y a risas. Lili nos cuenta, en primera persona, cómo ha pasado de vender leche fresca de cabra a hacer los mejores quesos de la Provincia de Alicante, quesos que seguro que has comido en muchos de tus restaurantes favoritos, los quesos de la Quesería del valle de Tibi.

¿Qué hace una suiza haciendo unos de los mejores quesos de cabra de la Provincia de Alicante? Pues cosas de la vida… Todo esto empezó por pura necesidad. Nos urgía hacer algo porque estábamos parados y teníamos que ganarnos la vida, así que Julio y yo arrancamos nuestro negocio y creamos nuestra familia aquí en Tibi.

Has pasado de ofrecer leche y algo de queso en el mercadillo a vender tus productos a algunos de los mejores restaurantes de Alicante ¿Te esperabas estos progresos en tan poco tiempo? No, en ningún momento lo llegué a imaginar. Hemos trabajado muy duro para conseguirlo. Empezamos en 2011 vendiendo la leche de del día de nuestro pequeño rebaño de cabras, después nos planteamos hacer quesos. Tras muchos años de mucho trabajo y dedicación conseguimos llegar a los restaurantes de la Provincia, pero aún nos queda mucho camino por recorrer y mucho esfuerzo por hacer. Trabajar duro es la única forma de conseguir que un negocio funcione. Mi meta es hacerlo todo con leche cruda -¡porque eso sí que es queso sano!- el problema es que el gobierno nos pone trabas. En España se venden quesos franceses y de otras nacionalidades elaborados con leche cruda y ¿por qué a nosotros nos ponen tantas pegas para elaborarlos en España?. Prefieron no seguir hablando de temas burocráticos jajajaja…

¿Habías hecho queso alguna vez antes de empezar este episodio de tu vida? ¡No, nuca! Empecé a hacer quesos con dos libros: un libro que explicaba la elaboración de forma artesanal y otro que era un libro más técnico. Con esos dos libros y mis manos experimenté una vez tras otra hasta que le encontré el punto. Ahora, una de las cosas que más me satisface es cuando, al probarlos, me dicen: “se parece al queso que hacía mi abuela”. Haber logrado eso para mi es… ¡lo más!

¿Qué comen vuestras cabras? Se alimentan de productos naturales, del verde que comen por el monte, pero cuando hay sequía como ahora les damos comida que no les produzca casi grasa como avena, cebada y alfalfa. Hay muy buena gente que nos presta sus campos para que pasturemos. Actualmente nos dejan pasturar en lugares como Onil, en La Serra de Mariola, cerca de Biar y por esa zona. Constantemente tenemos que buscar lugares donde nos dejen pasturar a nuestras cabras para que ellas tengan pasto fresco de donde alimentarse.

Cuadro pintado por su vecina, Aurora Mourelle. ¡Lili y Julio son muy divertidos!

Cuadro pintado por su vecina, Aurora Mourelle. ¡Lili y Julio son muy divertidos!

¿Cuál es tu primer recuerdo de Tibi? El paisaje me impresionó mucho. El río es precioso porque caminas por allí y ves todos los colores de la naturaleza y es fastuoso.

En el campo se viven muchas aventuras ¿alguna anécdota que te haya hecho llorar? Antes de que montásemos la quesería, cuando aún solo vendíamos leche, llamaron del Ayuntamiento de Tibi a mi marido Julio para trabajar durante un verano. Entonces me tuve que hacer cargo yo de sacar a pasturar al ganado, ordeñar a las cabras, etc. Durante cuatro meses lo estuve haciendo yo todo. Entonces fue cuando me hicieron llorar las cabras. Aún tengo señales de la herida que me hizo una al cornearme por detrás. Un día de verano, en el pantano de Tibi, se dividió el ganado en dos grupos y una parte de las cabras subían sierra arriba hacia Monnegre donde habían sembrados de avena y cebada. No podía dejar que se me escapasen. A 35ºC, que mis perros ya no podían más, me tocó correr detrás de ellas hasta que las alcancé y pude volver a reunirlas, pero fue muy duro. ¡Cuando pastura Julio es todo mucho mejor! (risas). A él le sale de forma natural porque tiene sangre de pastor.

¿Y otra que te haya hecho reír? Mi mejor recuerdo en el campo fue parir a mis dos hijos en casa. ¡Ha sido lo mejor que he hecho en la vida!

Los quesos de Lili y Julio recuerdan a los quesos de toda la vida

Los quesos de Lili y Julio recuerdan a los quesos de toda la vida

Lili prepara los pedidos para sus clientes, hoy es día de reparto

Lili prepara los pedidos para sus clientes, hoy es día de reparto

¿Cómo son tus hijos al estar criándose en la naturaleza y con los animales? Son unos niños muy equilibrados, muy tranquilos y muy buenos. En el colegio saben compartir, colaboran, son muy educados, igual que en casa… criarse en el campo les ha aportado cosas muy positivas. Mi hijo es increíble, le encanta el campo y encierra a las gallinas cuando es hora de guardarlas en el corral, arregla el poni, coge a los cabritos para darles de mamar… A la niña le gusta más la tienda. Cuando llega aquí se pone detrás de la barra y pregunta “¿quién quiere queso?” (risas).

¿Qué sientes cuando te paras a analizar en el cambio que ha dado tu vida? ¡No me lo creo aún! ¡Quién me ha visto y quién me ve! Pasa el tiempo tan deprisa que aún no me he parado a pensar. A veces es mi hermana quién me hace ver la realidad cuando hablamos. Ella me dice que no soy consciente de lo que he hecho en tan poco tiempo.  Realmente ahora es cuando empiezo a notar el cambio. Empiezan a llamarme porque quieren nuestros quesos y eso es un gran paso. La gente ya nos conoce y les gustan nuestros productos.

¿Con qué bebida te gusta acompañar tus quesos? Primero me gusta acompañarlos con mi familia y con mis amigos. A nivel gastronómico a mi me gusta acompañarlos con cerveza. Con el vino se pierde mucho el sabor del queso y con la cerveza no. Pero bueno, yo soy muy de cerveza ¡así de rubia soy! (risas). El queso lo combino con vino en caso de que haya acabado de comer y aún me quede vino en la copa. Entonces cojo un poco de queso y de uva para acompañar el vino como postre.

De todos tus productos, ¿cuál es tu preferido? ¿Porqué? No te puedo decir uno preferido porque como según la época. Hay momentos en los que me apetece más uno u otro. Ahora mismo estoy con el rulo curado porque es como un brie, cremoso, y además a la gente le gusta mucho. A parte, el que ahora tengo en casa -que me encanta- es el de cebolla, es perfecto para acompañar la carne y las patatas. Las especias que uso en mis quesos las utilizo como conservantes, mis quesos son totalmente naturales y así, además de darles sabor, duran más tiempo. Nuestro queso no lleva ningún tipo de fermento, es como lo hacían tradicionalmente las abuelas y funciona. Creo que en España no hay mucha cultura del queso, teniendo en cuenta que aquí se comen 8 kg de queso por persona en un año y en Francia 24 kg.

¿Tenéis en mente ampliar vuestra empresa? Ahora mismo repartimos en muchos restaurantes, en diferentes pueblos como en el mercado de La Torre de les Maçanes y en la OAMI (Oficina de Armonización del Mercado Interior). Estamos pensando en ampliar el reparto y establecer varios puntos de venta en Alicante. Así podemos llegar a más gente, se nos hace el pedido por teléfono y nosotros se lo preparamos.

Dinos una receta rápida y fácil que te guste hacer en tu casa: Me gusta hacer una tortilla de huevos caseros, cuando ya está prácticamente hecha corto un trozo de queso con cebollino, lo pongo encima y doblo la tortilla por la mitad dejando el queso dentro… ¡Delicioso!

¿Volverías a repetir la experiencia de abrir una empresa por cuenta propia? Sí, seguro que sí. Esta no es la primera empresa que tengo. A pesar de que es muy duro porque tienes que esforzarte mucho y luchar día a día, lo volvería a hacer.

NUESTRA SHORT LIST
Un sitio para cenar:
La Cierva
Tu plato favorito: Una buena carne con una salas de acompañamiento
Una manía: Mmmm… creo que no tengo ninguna manía, no se me ocurre ninguna
Un capricho: ¡Mi marido! mi capricho es mi marido. Una cosa que me encantaría sería volver a tener un caballo y, una vez esté jubilada, dedicarme a viajar con mi caballo, un carro y mi marido
Tu prenda fetiche: El gorro con el que me he pasado todo el verano jajaja
¿Cuál es tu lugar preferido de la provincia?: Tibi ¿lo dudábais?
¿Qué destacarías de ti? Que soy una mujer fuerte y luchadora
Para desconectar: Mis niños y mi familia


La Quesería del Valle del Tibi se definen en su web como una familia, no como una industria. Una familia capitaneada por la fuerza y determinación de la matriarca: Lili. Requesón, quesos frescos con diferentes condimentos al gusto, rulos, quesos para untar, sus llamados “caprichos de la pastora”, quesos tiernos y rulos curados… Una gran variedad que podemos comprar por teléfono o por la web. A pesar de que ella reconoce que el cuidado del ganado no es cosa de mujeres, Lili no dudó ni un segundo en salir al campo con todas sus cabras cuando fue necesario. Gracias a esa perseverancia, hoy es una mujer orgullosa de sus logros, aunque consciente del duro trabajo que sigue teniendo por delante. Personas como Lili y Julio son las que nos motivan, gente sencilla de claros valores que cree en la bondad de las personas.

QUESERÍA DEL VALLE DE TIBI
Avenida de la Pau, 10 - Tibi - Alicante
636 63 50 53
lilianmarco@hotmail.com
www.queseriadelvalledetibi.com
FACEBOOK: Quesería del Valle de Tibi

Lili y Julio frente a su local

Lili y Julio frente a su local

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s